miércoles, 9 de marzo de 2011

Del por qué hay que ser "polite" en la pista de correr

Corro desde hace como 4 años, de la casa al lago, vuelta completa alrededor del lago y de regreso a casa. No me considero una gran atleta y hay quienes podrían pensar que soy muy competitiva porque generalmente me gusta rebasar a los que corren cerca de mi, pero no es que sea súper veloz, lo que pasa es que no me gusta correr acompañada.

En fin, en gringolandia cuando alguien quiere rebasar a otra persona que va corriendo, unos pasos antes grita “left”, de esta manera, el corredor de adelante debe moverse a la derecha y despejar el lado izquierdo de la pista, calle , carretera o donde sea que corra.

Sólo una vez he visto en el lago a una chica gritar “left”, pero la señora de adelante no la oyó y la chica en cuestión tuvo que salirse de la pista para esquivar a la señora que iba corriendo como si nada ocupando tooodo el espacio de la pista.

En mi caso prefiero gritar “Con permiso”, eso funciona la mayoría de las veces, otras, hay señoras que corren en grupito y no les gusta ceder el paso, entonces voy grite y grite “con permiso” hasta que casi lo hago en sus oídos y se quitan.

Sin embargo hay quienes no usan ni “left” ni “con permiso” y creen que su sola respiración jadeante y pisotadas son una manera cordial de decir “hazte a un lado”, al que corre delante.

El punto es que hoy mientras hacía mi estiramiento me tocó ver una escena peculiar.

La Señora 1 corría feliz enfundada en unos mayones rosa pastel con una sudadera como cuatro tallas más chicas que la suya, atada a una correa iba su mascota, una perrita bulterrier (no sé si se escriba así) encantadora que ya mero desmayaba tratando de seguirle el paso a su ama.

La señora 2, delgada, corría con mayones negros y camiseta de licra, ya la había visto antes, es de esas señoras que te doblan la edad y la velocidad, que corren como si con ello pudieran huir de los años.

La conversación previa a los golpes y el agarrón de greñas fue así

Señora 2: FFF FFF FFF (respiración jadeante seguida de pisotadas como a 5 metros de la señora 1)

Señora 1: (Silencio sepulcral, ya había escuchado a la Señora 2, incluso volteó al sentirla cerca , pero en vez de hacerse a un lado aceleró ligeramente el paso como diciendo “si me quieres rebasar tendrás que salirte de la pista”)

Señora 2: A un lado!!! (y redujo la velocidad como esperando a que le cedieran el paso, la Señora 1 ni por enterada)

Señora 2: Quítate perra gorda!!!!

(ambas se detuvieron en seco)

Señora 1: ¿Cómo me dijiste?

Señora 2: no hablaba con usted hablaba con la otra perra, la que trae amarrada

Señora 1: perra serás tú y toda tu familia

… y sopas!!! Que se agarran a golpes, las dos tirando del cabello de la otra, quise hacer algo por separarlas pero se me adelanto una chica que salió golpeada, ni hablar, no pude acercarme. Un señor las separó y las dos terminaron con los mayones llenos de polvito de arcilla de la pista, mientras la encantadora bulterrier observaba la escena sentada y aliviada de que el percance hubiera detenido su rutina de ejercicio.

Moraleja:hay que tener tacto para pedir permiso en la pista de correr, y si usted corre con sus perros y alguien le grita groserías, asegúrese que las groserías sean para usted y no para su mascota :)

2 comentarios:

Lalo dijo...

Pues si cada cosa que pasa. Y te los encuentras, corriendo, en el auto, en la moto o caminando. Un pequeño incidente apaga el interruptor de cordura y enciende el lado primitivo.

Lalo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.